Día de la Mujer: la agente que se infiltró en Sendero Luminoso

Día de la Mujer: la agente que se infiltró en Sendero Luminoso

172
0

La suboficial Yaneth Antúnez Camacho, de la comunidad asháninka, trabaja para la Dirección Ejecutiva contra el Terrorismo (Dircote) y, como parte del equipo de inteligencia, se infiltró en las filas de Sendero Luminoso para facilitar el rescate de niños y adultos secuestrados por remanentes de la organización terrorista en la zona de Rio Tambo, provincia de Satipo, en el Vraem. 

Antes de ser policía, la suboficial Yaneth Antúnez Camacho ya sabía que una organización terrorista secuestraba a niños de su región. Aunque no lo vivió en carne propia, lo conoció de cerca, pues nació y se educó en el distrito de Río Tambo, en Satipo, perteneciente al Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro – Vraem, donde todavía operan grupos terroristas.

La agente de inteligencia trabaja en la Dirección contra el Terrorismo (Dircote), domina el dialecto asháninka, pues pertenece a dicha comunidad y tiene un hijo de tres años de edad, que nació prematuro porque embarazada sufrió un accidente aéreo durante una operación antidrogas que pudo ser fatal.

Hace 5 años, la agente se infiltró en la organización terrorista Sendero Luminoso con el fin de realizar el trabajo de inteligencia para rescatar a niños y adultos cautivos en el campamento en el Vraem del sanguinario grupo. Más de 20 niños fueron rescatados, pero la suboficial quiere volver y rescatar a más, según afirma, porque conoce la realidad que viven.

Durante los años en los que realizó el servicio de inteligencia, infiltrada, conviviendo con el enemigo, tuvo que aguantar las ganas de actuar ante el abuso. La necesidad de responder ante la cruda realidad que tuvo que experimentar de cerca debía ser reemplazada por un afán de hacer las cosas bien a largo plazo. “He visto vejaciones y maltrato”, revela y confiesa “me sentí impotente, de no hacer nada. Es bien duro pasar por esa situación”.

A la valiente suboficial asháninka le espetaron que como agente femenina no podría cumplir con la labor de inteligencia. “En algún momento me dijeron que las mujeres no podíamos hacer ese tipo de trabajo, que no podíamos estar en ese tipo de operaciones”, afirma.

Pero Yaneth hizo oídos sordos: “siempre tuve en la mente que eso no podía ser así. Las mujeres somos bastante centradas en hacer las cosas”, manifiesta.

El 17.14% de policías son mujeres

La población femenina en la Policía Nacional es de un 17.14%. 20 mil 143 mujeres son policías, 18.188 de las mismas son suboficiales, según cifras del Ministerio del Interior.

En el 2016, la suboficial Antúnez fue homenajeada junto a otras agentes que llegaron a Lima de varios puntos del país para recibir el reconocimiento del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) y la Policía Nacional del Perú.

DEJA UNA RESPUESTA