La increíble historia del bebé prematuro que nació en un carro y...

La increíble historia del bebé prematuro que nació en un carro y sin salir del saco amniótico

198
0
La mamá tenía 29 semanas de gestación, por lo que no pensó que daría a luz.

La mamá tenía 29 semanas de gestación, por lo que no pensó que daría a luz. Este caso ocurre una vez cada 80.000 nacimientos.

“El cuerpo humano es una cosa realmente increíble”, así inicia la historia que Raelin Scurry contó a través de Instagram, donde también compartió una foto del nacimiento y el desarrollo de Ean, el pequeño milagro que sorprendió por su manera de llegar al mundo.

La historia transcurre a comienzos de agosto. Eran las 10 de la mañana cuando Raelin empezó a sentir las contracciones, pero no prestó atención, pues para su parto aún faltaban alrededor de 7 semanas. Transcurrieron 45 minutos para que ella se tomara en serio los dolores de parto.

Con desespero, narra la mujer, tomó un poco de ropa y avisó a su prometido para que partieran hacia el hospital. Llamó al 911, pero por sus gritos los policías poco le entendieron, sin embargo, su pareja tomó las riendas de la situación.

Su cuerpo no dio más espera: “Me quité los pantalones y me agaché, segura de que su cabeza estaba ahí. Empujé una vez y mi bebé milagroso estaba aquí”, cuenta con sus palabras Raelin, aunque lo increíble apenas iniciaba.

“Cuando miré hacia abajo me di cuenta de que todavía estaba completamente envuelto en el saco amniótico”. Este espectacular momento fue captado en una fotografía publicada en la cuenta de la feliz madre, @raeee_nacoal23.

La progenitora confiesa que en ese momento estaba asustada y que “todo lo que podía hacer era rezar para que estuviera bien”. Ella relata que el bebé recogió sus manos y pies hacia el rostro, “como si entendiera mis oraciones y quisiera tranquilizarnos que estaba bien”.

Siete minutos trascurrieron desde el alumbramiento hasta que los padres llegaron al hospital y recibieron al bebé, que había nacido en una camiseta.

Médicos determinaron que pesó tres libras y el dictamen de su mamá fue que “es realmente un bebé milagroso”.

Así han transcurrido los primeros días de EJ, a quien le dan cuidados especiales mientras su cuerpo termina de desarrollarse.

DEJA UNA RESPUESTA