La indignante confesión de sacerdote que abusó de más de 67 niños...

La indignante confesión de sacerdote que abusó de más de 67 niños sordos

146
0
Quienes lo escuchan solo sienten asco y rabia. ‘Don Piccoli’, como le decían, es uno de los sacerdotes que recuerdan con horror los ex alumnos de una institución religiosa para niños con discapacidad auditiva en Verona (Italia).
Esta organización fue denunciada por pederastia en 2009.
Un video publicado por Fanpage.it de doce minutos realizado en febrero y difundido recién en América Latina entrevista a los ex alumnos con discapacidad auditiva del Instituto Próvolo de Verona. Después de escuchar sus relatos, se presenta una entrevista encubierta a uno de los agresores señalados por las víctimas.

“Me llevó varias veces al confesionario, me hizo desnudar y me sodomizó”, recuerda un ex estudiante del Próvolo en el video, mientras señala en un periódico la foto de su agresor, de nombre Eligio Piccoli. Unas de las víctimas cuenta que tenía entre 6 y 7 años cuando el sacerdote abusó.
Las víctimas: 67 ex alumnos del Instituto Próvolo. Eran niños de escasos recursos que en 2009 denunciaron los abusos sexuales a los que fueron sometidos por los sacerdotes. La Fiscalía de ese país consideró que los delitos habían prescrito debido ya que ya habían pasado más de 20 años, período establecido en el Convenio Internacional de Lanzarote, por lo que no abrió investigaciones.
“NO FUE PECADO”
“La única broma que hice fue con un chico que toqué donde no debía”, señala Piccoli durante la grabación. Y agrega: “En un momento perdí la cabeza yo también, lo agarré por detrás y le dije: ‘Leche’, confiesa al periodista encubierto que lo grabó.
El sacerdote, que se encuentra en un hogar de retiro para religiosos mayores en Negrar, a 14 kilómetros de la citada ciudad italiana, realizó sus confesiones creyendo que el reportero era un antiguo alumno.
Al ser preguntado si consideraba que había pecado, afirma que no, porque “machos con machos era un broma, es como un vicio”.
El sacerdote acotó: “Lo cierto es que cuando uno se ha confesado, tiene el deber de olvidar”.

DEJA UNA RESPUESTA