Mala sincronización de semáforos empeora la congestión en Lima

Mala sincronización de semáforos empeora la congestión en Lima

91
0

Son las 8:30 a.m. y una gran cantidad de vehículos circula por la avenida Venezuela hacia el Cercado de Lima. Buses, coasters y vehículos privados van repletos de estudiantes y trabajadores que intentan llegar a San Miguel y al centro de la capital.

Al llegar al cruce con Elmer Faucett todo se detiene: el semáforo permanece en rojo por siete minutos para darle preferencia al paso de autos de esta avenida, pese a que por ella no pasa ni la quinta parte de vehículos que en la avenida Venezuela.

Pasado ese tiempo, la luz cambia a verde por solo 60 segundos. La masa de carros, que no llega a cruzar, se queda atascada invadiendo Faucett. En medio del caos, un policía de tránsito interviene. Y así, el ciclo se repite.

–Caos en la ciudad–
El sistema de semaforización de Lima es como un enorme rompecabezas con las piezas desordenadas. Esa es una de las conclusiones de un experimento realizado por El Comercio, que demostró que la inadecuada sincronización de estos dispositivos aumenta hasta en 25 minutos el recorrido de quienes van de un distrito a otro.

Una de las deficiencias es que muchos semáforos mantienen luz verde prolongada sin que su carga vehicular lo amerite, y los intervalos de tiempo no cambian durante el día. Además de Faucett, esto sucede en Javier Prado, cuyas intersecciones, como Canaval y Moreyra y Las Palmeras, aglutinan vehículos por mucho tiempo, lo que hace que los conductores se desvíen por las estrechas calles de los distritos aledaños que no están diseñadas para soportar mucho tráfico.

Otra falla es que muchos semáforos solo trasladan la congestión a otro lado. A las 2:30 p.m., en el jirón Lampa, entre el Paseo de los Héroes Navales y el jirón Miró Quesada, el tráfico va de semáforo en semáforo y no se agiliza.

¿Sirven de algo las llamadas olas verdes (mantener constante la luz verde para que avancen carros)? Para el ingeniero de tránsito de la asociación Cruzada Vial David Fairlie, los municipios no están manejando adecuadamente este sistema de paso continuo de autos, pues solo favorece la progresión hacia un sentido de las vías. “Si quieres coordinar los semáforos de la Av. Angamos debes decidir si los vas a dirigir en el sentido hacia Miraflores o hacia Surco. No puedes coordinarlos en ambos sentidos simultáneamente”, dice.

–Responsabilidades–
Las fallas en el sistema de semaforización, según Fairlie, tienen su origen en el fraccionamiento de responsabilidades entre instituciones. En Lima hay casi 1.200 intersecciones semaforizadas: unas 900 administradas por la Municipalidad de Lima, cerca de 200 a cargo de los concejos distritales y el resto depende de Pro Transporte. “Es necesario tener una sola entidad que coordine y tenga la última palabra en la planificación de toda la red vial, desde la construcción de un megaintercambio vial hasta la instalación de un semáforo”, añade Fairlie.

En enero pasado, el área de Transporte Urbano de la comuna metropolitana le cedió la administración de los semáforos a Pro Tránsito. Esta entidad debe coordinar con los municipios distritales para lograr la centralización semafórica de Lima. Esto aún no ha sucedido.

Manuel Velarde, alcalde de San Isidro, uno de los distritos con tráfico más pesado, dice que no ha recibido ninguna comunicación de Pro Tránsito. “El municipio de Lima no tiene una propuesta coherente para el ordenamiento del tránsito”, señala.

Fuentes de la comuna metropolitana aducen que Pro Tránsito tendría los primeros resultados tangibles de su labor a mediados de año.

SEMÁFOROS MODERNOS

Usos en otras ciudades del mundo

En la Ciudad de México existen semáforos con  sensores en 1.300 intersecciones. Estos equipos envían datos a una central de monitoreo que reprograma las luces según la cantidad de vehículos en la vía.

En Nueva York se utiliza un sistema de semáforos con cámaras que adapta las señales en tiempo real.

En Zaragoza (España) existen semáforos que se activan cuando detectan el paso de una bicicleta.

En Augsburgo (Alemania) colocaron focos LED en las veredas para avisarles a los peatones adictos al celular sobre el cambio de luces en las intersecciones.

DEJA UNA RESPUESTA