“Mamá, iré al cielo y jugaré hasta que llegues”

“Mamá, iré al cielo y jugaré hasta que llegues”

84
0

Luego de que su hijo Nolan Scully falleciera en sus brazos tras una larga lucha contra el cáncer, Ruth ha creado un blog en el que habla de su vida antes y después de la muerte de su pequeño de cuatro años.

Además ha hecho diversas publicaciones en su página de Facebook, en una de ellas compartió la última conversación que tuvo con su hijo.

“Dos meses desde que te tuve en mis brazos, oí lo mucho que me amabas, besé esos labios ‘Sweetie pie’. Dos meses desde que nos acurrucamos. Dos meses de infierno absoluto”, así comienza la publicación que dedicó a Nolan.

Ruth se describe como “desconsolada” y confiesa que aunque llevaba tiempo intentando escribir, la “agonía” no se lo ha permitido.

Ella cuenta que la doctora le explicó que el cáncer ya no era tratable porque se había hecho resistente a todas las opciones de tratamiento.

“El 1 de febrero nos sentamos con su equipo de médicos. Cuando su oncóloga hablo, vi el dolor en sus ojos. Ella siempre había sido honesta y había luchado con nosotros todo el tiempo, pero su TC mostraba grandes tumores que crecían aplastando los bronquios y el corazón”, relata.

Nolan estaba sentado en “la silla roja de mamá” viendo videos de YouTube en su tablet. “Me senté con él y puse mi cabeza contra la suya y tuve la siguiente conversación”:

Yo: ¿Te duele al respirar, no es cierto?

Nolan: Buuuuueno… sí

Yo: ¿Tienes mucho dolor?

Nolan: (Mirando hacia abajo) Sí.

Yo: Este asunto del cáncer apesta. No tienes que luchar más.

Nolan: ¿No tengo que luchar más? (Con felicidad) ¡Pero lo haré por ti, mamá!

Yo: ¡No! ¿Es eso lo que estás haciendo? ¿Luchas por mamá?

Nolan: Bueno… sí.

Yo: Nolan Ray, ¿cuál es el trabajo de mamá?

Nolan: ¡Mantenerme a salvo! (Con una gran sonrisa)

Yo: Cariño… Ya no puedo hacer eso aquí. La única manera en que puedo mantenerte a salvo es en el cielo. (Mi corazón hecho añicos).

Nolan: ¡Entonces, me iré al cielo y jugaré hasta que llegues! ¿Vendrás, no?

Yo: ¡Absolutamente! ¡No puedes deshacerte de mamá tan facilmente!

Nolan: ¡Gracias mamá! ¡Iré a jugar con Hunter, Brylee y Henry!”

Se trata de la última conversación que tuvieron Ruth y Nolan. Luego ella quiso llevarlo a su casa, pero el pequeño se negó para “asegurarse de que todo era fácil” para su madre.

Antes de que Nolan partiera, él y su madre jugaron, vieron videos de YouTube y sonrieron todas las veces que pudieron. Una hora antes de su muerte, el menor incluso le dijo cómo quería que fuera su funeral y cómo quería que lo recordaran. “Por supuesto como un policía”, asegura Ruth.

DEJA UNA RESPUESTA